Ojos que bailan

Y aunque no haya música

nuestros ojos bailan y no se cansan…

 

Quino94 © 2017

Derechos Reservados.

Anuncios

Melodía que enamora

 

La noche es bella,
la noche es silencio,
la noche es misterio;

 el amor inunda todo mi cuerpo…
Como decirte
que el eco del viento,
susurra y pronuncia
¡¡ Te amo !!
porque siempre
has estado en mi.
Los días pasan,
no sé si eres esa melodía…
si te alejas o vuelves a mi.
Quizás viajas
en nubes de mil colores,
rezumando las calores
y tu imagen se borra
entre vaho y emociones.
Tu corazón
al igual que el mío;
anclados pernotan
en ciclos y estaciones
sin saber por qué;
tu piel y la mía
se rozan y se repujan
con efervescente pasión;
que el mar y la brisa
cohabitan en cada amanecer.
¡¡Te amo en cada gota de agua!!
perdida en el inmenso océano;
te siento en cada paso,
titilo de corazón…
Eres sol, eres luna,
eres la luz que alegras cada mañana
soñando despiertos.
Abrazamos la vida,
brillamos como estrellas,
sorbemos los destellos del astro rey
y de nuevo nuestras almas
moran en el jardín.


Quino94 © 2015

Derechos Reservados

Adagio

 

Mundano, profundo e impuro

este sentimiento

que no puedo controlar.

Solo dejo que se apodere

en ese loco devenir que me ata,

y me seduce sin preguntar.

 

Así es y quizás será,

tan claro como el agua;

tan preciso como el tiempo

inexorable en lo finito,

trivial en el presente.

 

Sin hacer daño a nada

en el cosmos, levita.

Deja pasar las horas,

los minutos y se extravía

en lo celeste del universo.

 

Absurdo, pleno y sin miedos…

… Así es y quizás será.

Quino94 © 2017
Derechos Reservados.

Orilla de emociones

 

Quiero

atravesar

con mis ojos tu mirada.

Contagiarte mi deseo…

Que nuestras

manos vuelen como alas

de la sed y del sentir;

-aunque sea, solo por un día-

Que el azote

de la bilis de tu lengua

sea humedad del océano…

Que las olas de mar bravío

acaricien la brisa

de la lujuria y del desenfreno.

Que tu cintura

de guitarra sea el mástil

_arquetipo de este velero_

Que el eco 

del viento sea puro aliento.

Y ya anclados

entre puerto y horizonte

modulemos el parnaso

de la orilla de nuestras emociones.

 

Quino94 © 2017
Derechos Reservados.

Dama de noche

 

Hoy en el aire

hay una increíble fragancia:

la de las rosas de tu jardín,

la frescura del agua,

la brisa de una orilla,

las láminas de espuma…

El canto de una sirena

pero tú no te das cuenta

de que no eres un pez

y una mano descubre en tu cuerpo…

Escamas de pétalos,

blanco terciopelo,

nácar y pistilos

acariciando esa sabia intima

_como gotas de luz_

que entreabren la dama de noche

en espiral enigmática

y de una manera mágica

forjamos al unísono

la armonía de la tierra.

 

Quino94 © 2017
Derechos Reservados.
Imagen de la red.

El baúl polvoriento

El acto, el telón, la función era como ese salto en la oscuridad, sin la más mínima posibilidad de escapar, jamás volver atrás, ni siquiera como una insignificante mota de polvo, los interminables tres segundos detrás del telón con la cara pintada se compararían con una brújula en apuros, las posibilidades en extinción y los puntos cardinales de vacaciones, el miedo rodeándolo todo de principio a fin, como la incertidumbre torturando a un garabato con los pies imaginarios y las palabras inacabadas, cuando de pronto: la función ha de comenzar los pies sobre las tablas, había que ponerlos a soñar, la ciudadanía respetable y lamentable bien dispuesta en las sillas, sus ojos fulgurantes y radiantes: mirándote, mirándome, es justamente ahí donde todos los límites comienzan a desvanecerse y el mundo se manifiesta como el matadero demencial que es. El tambor que late en tu pecho como pálpito de un nacimiento de ultratumba. Es más sonoro que diez mil en un ritual festivo del África, había que convertirse en alter ego del bípedo implume: escudriñar a las estrellas con un telescopio gigante, mientras el contacto impersonal y sin alas de la multitud, te produce una mezcla de indignación y burla, sobretodo eso: la burla, estallas a risotadas en tu interior y comienza a bailar de alegría, a escribir un libro de horas, a fotografiar mundos nacientes en plena gestación, a desatarte la cordura, a despachar a la decencia y a despedir al buen juicio y al decoro, y lentamente te conviertes en la loca que baila sin ropas, en una mezcolanza de sabiduría y disparates, inicias una destrucción tan bella; la destrucción del monumento de sujeto que te regalaron desde la infancia y te moldearon en la juventud. Con las alas desplegadas realizas tu acto; el acto vital de la indecencia y te importa un pito la inmensa y helada soledad de la multitud de un millón de pies o quizá dos.

Vosotros… Multitud !!
encantados de contemplar
lo que nunca realizariáis
¡¡ cosas que se sueñan !!
Cosas que se proyectan
como mariposas voladoras
que barruntan el polen
y rozan las nubes -casi a ciegas-

¡Bravo pour le clown! Dirán en el cirque, explotarán a risotadas, y se sentirán afortunados de no ser ellos el sujeto en ridículo en medio del espectáculo aunque secretamente se lamentarán por no estar en tu lugar, por seguir fingiendo ser una heroína cotidiana y anónima en sueños, pacifista y caníbal al mismo tiempo, un fiasco de principio a fin. Mientras tú estás en ese mundo inexplicable –aunque para ello dejes de expirar- de transgresión permitible, eres libre, caótica y bellamente abstracta… simplemente libre eso solamente, todo vale la pena por esos momentos de libertad… hasta ser ahora una saltimbanqui desempleada y cesada… la función llegó a su final… Recoges los pedazos de alegría que dejaste regados en las tablas y te vas silbando y canturreando: “Y por eso de muchos colores los grandes amores me gustan a mí” como si fueran baladas y melodías que “verso a verso” se cantan en trovas los últimos colores del atardecer y un paraguas volando a la velocidad de la luz, cambalachando amaneceres con tu cornetita verde te pierdes en el horizonte con la certeza de que siempre que no puedas soñar golpearas el baúl polvoriento y la función estará lista para comenzar… Sin asideros, ni pretextos, ni postergaciones. Cuando decidas caminar y superar la infancia en dirección contraria, harta de este mundo descolorido y unilateral…

 

Reflexión:

Si nos educaran en el abrazo, en el afecto y cariño que alivia y nos llena… jamás evocaríamos una infancia temerosa. Y nuestra cara siempre sería la sonrisa franca y el espejo del alma de una amistad sincera que siempre velaría por uno incondicionalmente.

 

Quino94 © 2017

Derechos Reservados.

Como quisiera…

Como quisiera estar a tu lado,
como quisiera tener alas y volar hacia ti,
como quisiera ser ola y colibrí…
la libertad y brisa de tu vida.

Como quisiera ser romance,
el verso de tu voz corporal,
como quisiera ser velero,
la goleta que navega en el mar de tu piel.

Como quisiera gozar tu esencia, 
sentir la inocencia de tu mirada,
acariciarte y entregarme a ti.

Y así,  cada día no me falte ese sueño  
del que no quiero despertar nunca
para vivir inmortal hasta el último suspiro.

 

Quino94 © 2017
Derechos Reservados.

Volar

 

 

Escucho tu voz como agita mi corazón y mis oídos, pero desconozco sus matices todavía.
Oigo tus sonrisas en lo profundo de mi alma cuando piensas en mí y te adivino.
Sé ya tus sueños conmigo, cuando estás a punto de dormirte y me das las buenas noches.
Sabes de mis ilusiones locas por tener tu mano en mi mano.
Espero por tí el tiempo que me resta para volar a tu lado.

Volar porque te quiero, y reposar a tu nido.
Descansar en  el porche de tus noches.
Bailar bajo la luna blanca con  tus besos.
Soñar sin tristezas y dibujar mil abrazos en tus pechos.
Amar y amarte.
Sentir y sentirte sólo a tí.

Ir por tí, volar a tu lado y quedarme para siempre.

Quino94© 2017
Derechos Reservados.

Tiempo sin dimensión

 

En el desfile
de mis imaginaciones,
donde el reloj
se derrite
gota a gota
y el tiempo
se resbala
en rasgos de sudor,
porque te siento
debajo de mis colchas
y en las palabras
y en los libros
y mis riesgos contigo
son aterrizajes cariñosos,
noches expandidas
como edredones del cielo
tendidos y estampados
con el manto estelar…

Palabras de noche
besos de día,
palabras y palabras
anacronía de los labios
de los secretos,
pactos enamorados,
que suben y destellan,
que bajan y se estrellan,
en un tiempo flotante,
de cero impacto,
de luz sin gravedad,
de levitaciones rítmicas,
de horas colgándose,
de minutos horas,
de tiempo, abierto llano,
-tiempo sin dimensión-.

Quino94© 2017
Derechos Reservados.

Volar sin alas

 

 

Uno
puede ser dueño
de muchas cosas…
-materiales y espirituales-,
más vuestra presencia
serena mi alma,
acalla
mis recuerdos,
oxigena
mi corazón,
y cuando
ya estoy con vos…
No encuentro
esa mano, ese pincel
dibujando mi cuerpo,
acariciando mi torso,
regando
cada afluente
de mi geografía.
¡¡ va más allá del cielo !!.
Se dilata,
se difunde y vuela
en el laberinto de otras vías.
Y me pregunto:
-Si soy el velero,
céfiro, que navega
la mar que frecuenta-
¿Por qué visitas las nubes
sin tocar la tierra intensamente?

Quino94© 2017
Derechos Reservados